Lección objetiva: flores para Bety

¿Has descubierto las historias La Perlita? Espero que sí. Las puedes encontrar en misperlitas.wordpress.com

Esto viene con La Perlita:

  • Historia en color y en tonos de grises
  • Hoja para colorear
  • Actividad bíblica
  • Póster con el versículo clave
  • Láminas con el dibujo (o dibujos)
  • Multimedia

Todo esto se encuentra en las historias de los últimos meses. Cuando empecé a poner historias (en 2009) era solamente una historia con una hojita para colorear. Gracias a mis buenos colaboradores Cristina y Absalóm ahora tenemos gran variedad. ¿Sabías que estamos en el número 368?

Las historias son para niños; pero valen para todas las edades.

Tengo una prima que ha crecido en un hogar donde se negaba la existencia de Dios. Ella tiene mi edad (¡somos jóvenes de 71 años!). No nos hemos visto desde niñas. Ahora, gracias a mis blogs y Facebook, tenemos contacto. Ella vive en Suecia y habla sueco; pero le gusta estudiar idiomas y ha optado por aprender español. Cuando descubrió estas «perlitas» decidió leerlas, una cada día. Ya ha llegado a más de doscientas historias. Ella es atea; no cree en Dios. Su hijo le ha dicho que las historias le van a sacar el ateísmo. Yo estoy orando que Dios use este sencillo medio para que ella descubra a nuestro glorioso Salvador. Ora conmigo para que ella y muchos más conozcan a Cristo gracias a La Perlita.

Para que los niños puedan leer la historia en internet, las pongo en clubperlita.wordpress.com. Cualquiera, de cualquier edad, puede disfrutarlas.

Muchas historias sirven para hacer drama. A los niños les gusta dramatizar y pueden hacerlo como un proyecto de clase para presentar en la iglesia, o ¿por qué no en la escuela?

Mi amiga, la maestra Pilar Cabrera, usó la historia de Bety para una lección objetiva. La historia en sí es de una vecina que dio a su vecinita Bety una lección objetiva. Es una historia muy importante porque enfoca la necesidad de tomar la decisión de entregar nuestra vida a Cristo.

Para los que no han leído la historia, aquí está:

Bety amaba a doña Clara. Era su vecina favorita. Doña Clara siempre estaba alegre, y cuando iba a hacer compras, casi siempre traía algo para los niños del barrio.

Un día Bety recibió un hermoso paquete de doña Clara. Se lo trajo Tito, su hijo mayor. ¡Qué emoción! Bety corrió al dormitorio y cerró la puerta con llave. Quería estar sola para ver que lo que doña Clara le había mandado.

UNA GRAN DESILUSIÓN

Con mucho cuidado, para no malograr el papel, Bety abrió el paquete… pero, ¡qué desilusión! En el paquete había un macetero con flores marchitas.

Bety se echó sobre la cama a llorar. ¿Qué le habré hecho a doña Clara para que me haga esto? ¡Ni más le voy a hablar! ¡No voy a ir a las clases bíblicas en su casa! ¡No, no voy a ir!

Pasaron dos días. En la tarde Bety se encontró con doña Clara en la tienda de la esquina. Volteó la cara para no tener que saludarla, aunque ella sabía que era feo hacer eso. Bety estaba muy enojada. Pero doña Clara la vio y, con una sonrisa, le preguntó:

–Dime, Bety, ¿recibiste mi regalo? ¿Te gustó?

–Sí lo recibí y ni más pienso ir a esas clases de Biblia que usted da en su casa. ¡No me gustan flores marchitas!

LA LUCHA EN EL CORAZÓN

–Bety –dijo cariñosamente la amable señora–, sólo quería darte una lección. Muchas veces te he preguntado si no quisieras entregar tu vida al Señor Jesús, y siempre dices que lo vas a hacer cuando seas viejita. ¿No te das cuenta de que el Señor te quiere ahora cuando eres niña? Tú quieres darle tu vida cuando Él ya no pueda usarla para mucho.

Bety estaba callada mirando al suelo. En su corazón había una lucha. Al escuchar a doña Clara comprendió muchas cosas. Cuántas veces Jesús le había dicho: «Dame tu corazón», y ella había contestado: «Cuando esté viejita.»

–Tu vida es como una flor fragante y hermosa –siguió diciendo doña Clara–. Todavía tienes el perfume de una vida inocente y limpia. El Señor Jesús quiere conservarte siempre así. ¿No quisieras darle tu vida joven y hermosa, o quieres marchitarte en pecado y maldad?

–No me importa. Quiero hacer MI VIDA –dijo Bety.

Llegó el día de la clase bíblica y el lugar de Bety estaba vacío. Pasaron varias semanas y Bety ya no iba a escuchar las clases. Doña Clara estaba muy triste; pero cada día oraba por Bety.

Los compañeros de Bety también oraban por ella, para que volviera a las clases. Pero más que nada para que Bety comprendiera la importancia de seguir a Cristo.

BETY SE ARREPIENTE

Una tarde, cuando doña Clara estaba limpiando su pequeño jardín, llegó Bety. Llorando, se echó al cuello de su querida vecina y, entre sollozos, dijo:

–Lo siento mucho, doña Clara. Me he portado muy mal. ¿Puede usted perdonarme?

–Sí, Bety. Por supuesto que te perdono.

–No quiero esperar más para entregar mi corazón a Cristo. ¿Quisiera ayudarme a hacerlo?

¡Qué alegría para doña Clara! Con mucho amor le explicó a la niña cómo entregar su vida al Señor Jesús.

–Jesús, perdóname por haberte rechazado –oró Bety–. Gracias porque diste tu vida en la Cruz para darme la salvación. Te doy mi vida. Quiero ser una flor fragante en tus manos. ¡Quiero servirte toda mi vida!

Para Bety fue un día inolvidable; el mejor de todos.

Para ilustrar la historia, Pilar buscó una maceta con flores marchitas. Pero se puede usar un ramo de flores marchitas. La historia realmente era con un ramo de flores; pero tuve que cambiarla porque el hermano Absalóm me hizo un dibujo con una maceta.

La maceta está envuelta como regalo y con esto se ilustra la historia.

Como dije, se puede dramatizar, y es fácil hacerlo. Los personajes serían:

  • Narrador
  • Vecina, doña Clara
  • Bety
  • Tito, que entrega el regalo

Para imprimir la historia: 365 Flores para Bety     365 Flores para Bety color

Me despido por ahora deseando a todos ricas bendiciones,

Hermana Margarita

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Lecciones objetivas y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s