De las tinieblas a la luz

Drama de Navidad

Por Ximena Soliz de Piérola | ©2018 hermanamargarita.com

Actualizado el 16 de diciembre, 2018. (Se ha añadido Director y un párrafo bajo Escenario. Actualizado también el PDF.)

(Saludo de Hermana Margarita: por motivos imprevistos este drama llega un poco tarde. Tal vez alguien busca alguna idea a última hora. Si no se hace un drama se puede presentar como un mensaje de Navidad. Mis amigos de La Perlita saben que estoy luchando con un fuerte resfrío; pero sentí que quería ponerles este drama. La próxima vienen algunas nuevas ideas por parte de Cristina. Bendiciones.)

PDF para imprimir:  De las tinieblas a la luz Drama de Navidad

Esta celebración de Navidad, que está diseñada para unir coros, relato y dramatización, ha sido pensada en que cada uno de los miembros del grupo que la va a implementar pueda participar, ya sea como actor o escenógrafo.

Una de las grandes ventajas de trabajar en una representación teatral es que fomenta la comunión entre hermanos de distintas edades. Esta fue una práctica en la iglesia de los Hechos, que se caracterizaba porque «perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones.» (Hechos 2:42).

Objetivo: que todos los asistentes celebren de todo corazón la llegada del Hijo de Dios a este mundo, dando frutos de perdón y reconciliación.

Pasajes bíblicos: Juan 1:4,5; Salmos 85:7,9,10; Isaías 9:6; 7:14; Lucas 1:46b-55; 2:10b-14; 29-32; Juan 3:16,17.

Personajes:

  • Dos relatores
  • Oprimidos (personas de toda edad: niños, jóvenes, adultos, ancianos)
  • Misericordia, Verdad, Justicia y Paz (cada persona con una cinta ancha sobre
    el pecho con el nombre correspondiente
  • María y José (con disfraces)
  • Ángel (con túnica blanca)
  • Simeón (con disfraz)
  • Ana (con disfraz)

Director: éste se encarga de organizar la fluidez del guion, colabora (sin ser visto) cuando alguno de los personajes olvida su parte (en teatro se lo conoce como soplón). El director dice quién entra, quién sale, a quién le toca; está atento a la escenografía, la iluminación y a todos los cambios de escena que son requeridos.

Escenógrafos: son los encargados de la decoración del escenario, de atar y desatar a los oprimidos, de la iluminación, y de la música.

Materiales: letreros de FE y ESPERANZA, ladrillos de plasto formo (telgopor) o hechos de cartón, papel, telas, sogas, disfraces, un muñeco bebé, una o dos luces para iluminar el escenario, un sencillo equipo de sonido.

Escenario: en el extremo izquierdo habrá una luz permanente que represente la presencia de Dios; el otro lado debe quedar en una especie de penumbra.

La decoración debe ser sencilla, ambientando un fondo, que puede ser con montañas, y el escenario debe tener algunas plantas o piedras pequeñas. Es importante dar espacio para que los actores se muevan libremente. Lo importante es tener la iluminación de acuerdo con el guion (para ello se necesitan uno o dos focos).

Presentación por el director del programa:

Aunque en esta época del año hay muchas luces en las calles y en las tiendas, también hay un clamor que sale de la oscuridad del mundo herido, lleno de penas y dolor.

Pero hoy nosotros podemos ver una luz verdadera que vence a las tinieblas, y escuchar el grito de un bebé que trae esperanza, que trae vida, que vence a la muerte y apaga las tinieblas.

La noche del nacimiento de Jesús fue la más gloriosa, porque, antes de que Él viniera, el mundo no tenía al Salvador; pero a partir de esa noche victoriosa, la Palabra tomó vida, el Verbo se hizo carne y vino la luz.

Como expresa el apóstol: «En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres. La luz en las tinieblas resplandece, y las tinieblas no prevalecieron contra ella.»

Bienvenidos a presenciar «De las tinieblas a la luz».

(Todos los actores deben estar en sus lugares, listos para hacer su parte cuando les toque. «Oprimidos», de todas edades, estarán en el escenario.)

Relator 1: desde que los habitantes de la tierra comenzaron a pecar, sus vidas fueron atadas por su desobediencia a los principios de Dios. Con el pasar der tiempo, esas ataduras los alejaron más y más de Él y sus vidas se volvieron muy oscuras.

Actuación: los «oprimidos», con la cabeza abajo, demostrando tristeza, caminan de un lado a otro. Alguien pone lazos a su alrededor y esas personas demuestran dolor y molestia. Mientras caminan, ponen ladrillos de plasto formo (telgopor) para levantar un muro divisorio que los separa de Dios. (Deben poner el muro a unos pasos del extremo izquierdo del escenario, donde habrá una luz permanente que represente la presencia de Dios.)

Relator 1: algunas personas tenían fe en que un día Dios los libraría de esas ataduras, y esa fe aliviaba su dolor.

Actuación: algunos hacen caer al piso sus ataduras y muestran al público unos letreros grandes con FE y ESPERANZA (que pueden ser hechos con cartón de cajas vacías), y otros continúan caminando atados.

Relator 1: en todas las épocas surgieron profetas que hablaban de que un día Dios enviaría un Salvador, y por eso muchos clamaban.

Actuación: los que levantaron los letreros de FE y ESPERANZA se pone de rodillas y levantan las manos. Dicen en coro:

«¡Muéstranos, oh Jehová, tu misericordia, y danos tu salvación!»

Relator 1: El profeta dijo: «Ciertamente cercana está su salvación a los que le temen, para que habite la gloria en nuestra tierra.»

Relator 2: «la misericordia y la verdad se encontraron».

Actuación: entran Misericordia y Verdad y se paran en el lado del escenario donde está la luz que representa a Dios. Después de recitar sus partes se ponen frente a frente y se toman de las manos.

Misericordia: soy la Misericordia. Siento dolor por este mundo desobediente y duro de corazón. Dios quiere que suelte las ataduras de toda esta gente.

Verdad: soy la Verdad, la verdad que se dará a conocer a este mundo, la verdad que los hará libres.

Relator 2: «la justicia y la paz se besaron».

Actuación: entran Justicia y Paz al mismo lugar del escenario. Después de decir sus partes se dan un abrazo fraterno y un beso.

Justicia: soy la Justicia. El precio que esta gente debe pagar por su pecado es la muerte; pero Dios dará a su Hijo para que pague el precio por ellos.

Paz: soy la Paz. Dios quiere reconciliarse con su pueblo; pero para lograrlo, el castigo que el pecado de esta gente merece lo pagará el Hijo de Dios que enviará al mundo.

Relator 1: (con voz potente) Entonces Dios decide enviar a su Hijo.

Relator 2: (repite Isaías 9:6) «Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro…»

Toda la gente: ¿Y qué se llamará?

Relator 1: Jesús, el Salvador del mundo; el Cristo, el Mesías prometido.

Relator 2: (lee Isaías 7:14) «Por tanto, el Señor mismo os dará señal: He aquí que la virgen concebirá, y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emanuel, que significa Dios con nosotros.»

Coro de niños (puede ser niños y jóvenes): cantan «Cristo, nombre sublime» o algún coro u himno que hable de Jesús.

Actuación: los actores de Misericordia, Paz, Justica y Verdad pasan al fondo del escenario. Ingresan José (disfrazado de carpintero) y María (que carga al bebé) y se paran en el lado de las penumbras.

Relator 1: cuando llegó el tiempo de que se cumpla la promesa, Dios escogió a dos personas de corazón obediente para que sean los padres de su Hijo. Jesús vino a la tierra por el poder del Espíritu Santo. Una virgen dio a luz al Hijo de Dios.

Actuación: los actores de Misericordia, Paz, Justica y Verdad, al fondo del escenario, cada vez que oyen el testimonio de un personaje, exclaman (como quien recibe una gran noticia): «¡Aleluya! ¡Bendito sea!»

José: a este humilde servidor escogió Dios, mi Señor, para velar por la vida del Salvador. Soy un sencillo carpintero, dispuesto a dar lo mejor a Jesucristo mi Señor. Su venida me fue anunciada por un ángel, que me dijo que reciba a mi prometida María. Ella fue escogida para cobijar en su vientre al Hijo de Dios y a dar a luz al que salvará a su pueblo de sus pecados.

Lucas 1:46b-55 (esta parte puede ser presentada como declamación o puede ser cantada por una solista con apoyo del coro, como en este ejemplo:

https://www.youtube.com/watch?v=sUwCElpb-_4

María:

Engrandece mi alma al Señor;
y mi espíritu se regocija en Dios mi Salvador.

Porque ha mirado la bajeza de su sierva;
pues he aquí, desde ahora me dirán
bienaventurada todas las generaciones.

Porque me ha hecho grandes cosas
el Poderoso; Santo es su nombre,
y su misericordia es de generación
en generación a los que le temen.

Hizo proezas con su brazo;
esparció a los soberbios en el
pensamiento de sus corazones.

Quitó de los tronos a los poderosos,
y exaltó a los humildes.

A los hambrientos colmó de bienes,
y a los ricos envió vacíos.

Socorrió a Israel su siervo, acordándose
de la misericordia de la cual habló
a nuestros padres, para con Abraham
y su descendencia para siempre.

 

Relator 1: ¡cuánta gente esperaba la venida del Mesías! Entre ellos, unos pastores, a quienes un ángel anunció su llegada. Ellos no sólo vieron y escucharon el anuncio del ángel, sino que tuvieron el privilegio de ver a las huestes celestiales que alababan a Dios.

Ángel: (recita ante el público) «No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo: que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es CRISTO el Señor. Esto os servirá de señal: Hallaréis al niño envuelto en pañales, acostado en un pesebre.»

Relator 2: repentinamente apareció con el ángel una multitud de las huestes celestiales, que alababan a Dios, y decían: «¡Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres!»

Relator 1: los ángeles y las huestes celestiales adoraron al Salvador. Adorémosle también nosotros (anima al público a levantarse y a adorar juntamente con el coro).

Coro: canta una canción de alabanza o «Gloria a Dios».

https://www.youtube.com/watch?v=fi8m4QsZcmo

Relator 1: ¡Gloria, gloria! Jesús ha nacido. Cuando José y María fueron a presentarlo en el templo, un justo y piadoso anciano llamado Simeón, que por mucho tiempo había esperado el consuelo de Dios para su pueblo, lleno del Espíritu Santo, tomó a Jesús en sus brazos.

Simeón: (toma al bebé, lo levanta, y recita Lucas 2:29-32) «Ahora, Señor, despides a tu siervo en paz, conforme a tu palabra; porque han visto mis ojos tu salvación, la cual has preparado en presencia de todos los pueblos; luz para revelación a los gentiles, y gloria de tu pueblo Israel.»

Relator 1: una profetisa llamada Ana, de edad avanzada, que servía en el templo con ayunos y oraciones, hablaba del niño a todos los que esperaban la redención de Jerusalén.

Ana: ¡Este niño es el Mesías prometido, nuestro Salvador y Redentor! (Avanza lo más adelante que puede para acercarse al público.) Vengan, conozcan al Salvador del mundo, al que nació para dar su vida para librarnos de las cadenas opresoras del pecado (mientras ella habla, la gente del fondo se para, se acerca, y sus ataduras caen).

Escenografía: (estas personas recogen las ataduras y las sacan del escenario).

Ana: su llegada fue preparada para romper el muro que nos separaba de Dios.

(Cae el muro. Sería ideal poner un efecto de sonido o usar un objeto que golpee fuerte y que retumbe en el escenario.)

Escenografía: (sacan el muro caído y se ilumina todo el escenario; mientras habla el relator).

Relator 2: «Y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios fuerte, Padre eterno, Príncipe de paz.»

Relator 1: levantémonos en alabanza y adoración al único que merece nuestra honra, nuestra gloria y nuestro honor, a Jesús que vino para ser nuestro Salvador.

Relator 2: (repite Juan 3:16,17) «Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él.»

Relator 1: (anima al público a ponerse en pie y adorar).

Todo el equipo: los actores y escenógrafos salen al escenario y cantan junto al coro la canción de adoración «Majestad, adora su Majestad».

https://www.youtube.com/watch?v=xIEhH5esv0Y

Pastor o director del programa: (cuando termine la adoración, invita a los no conversos a reconciliarse con Dios, y a aceptar a Jesucristo en su corazón).

Celebración final: un tiempo de reconciliación entre hermanos que hayan tenido desavenencias, un tiempo de restauración entre las familias asistentes. Todos se bendicen con un abrazo.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Días especiales y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s